Casas sostenibles: un sueño hecho realidad

¿Alguna vez te has imaginado cómo sería tu casa ideal? Nosotros sí. Nuestra casa ideal, además de ser única, es sostenible. Hoy en día existen muchas opciones para construir de manera ecológica y te las contamos todas en este artículo.

La sostenibilidad puede residir en cómo está construida la casa, los materiales que se han usado, en sus depósitos de energía renovables o las instalaciones de agua reutilizable.

Antes de compartir con vosotros las fotos de estas casas ecológicas, te invitamos a que leas estos datos acerca de las emisiones de carbono y la relación que guardan con la construcción:

“Según Architecture 2030, una organización sin ánimo de lucro que está trabajando para reducir las emisiones de carbono, el carbono incorporado en la construcción (es decir, la huella de carbono que dejan los materiales) corresponde a un 11% de las emisiones globales de gas de efecto invernadero. El hormigón, el hierro y el acero son materiales que requieren un nivel de carbono muy alto para su producción. La producción de cemento – que se usa para hacer el hormigón – corresponde a un 8% de las emisiones de carbono globales. La producción global de acero corresponde a entre un 7 y un 9 % de las emisiones de carbono” – Texto de Diana Budds para Curbed.

La mayoría de las casas ecológicas comparten la misma fuente de alimentación solar y eólica para todas las necesidades energéticas, incluida la del agua caliente. En algunos de los casos, como por ejemplo las Casas Pasivas o las Casas Cero Carbono, se produce más energía que la que es consumida, y por lo tanto se vende más energía.

Tiny Homes – Mini Casas

Esta mini casa es la casita en el árbol de Christina Salway, la fundadora de 11211 Design.

Las mini casas entran dentro de la categoría “sostenible” debido a su tamaño. El hecho de que oscilen entre los 10 y los 40 m2, significa que usan menos espacio, menos materiales y por lo tanto, minimizan el consumo de energía. De hecho, no son ningún concepto innovador. Las mini casas existen desde siempre (¡piensa en los igloos!)

Luego cada uno puede sumar eco puntos usando materiales locales y reciclados para construir tu mini casa, como esta casita en el árbol. “Christina describe las ventanas de su casa como una colcha de parches hecha a base de piezas coleccionadas, regaladas o encontradas (…), ¡y el resultado es perfecto para sentirse en total conexión con la naturaleza!”.

Passivhaus

Esta preciosa y redonda Passivhaus (o casa pasiva) diseñada por Kjellgren Kaminsky Architecture, se encuentra en Suecia y fue la primera casa ecológica que se construyó y se vendió como una ‘casa casa’ en Suecia.

Tiene muy buena pinta, pero ¿qué es una Passivhaus?

Tal y como indica su nombre (casa pasiva), el objetivo de una Passivhaus es el de reducir la demanda de calefacción a un nivel muy bajo, en vez de hacer uso de energías renovables. Construir una Passivhaus es construir una casa de baja energía. Esto es posible gracias a:

  1. El superaislamiento: todos los componentes externos opacos de la casa (todo lo que no sean ventanas o puertas) tienen que estar bien aislados.
  2. El hermetismo extremo: todos los bordes, las esquinas, las conexiones y las entradas tienen que estar planeadas y ejecutadas de manera a que se eviten los puentes térmicos.
  3. La ventilación con recuperación de energía: generalmente, por lo menos un 75% del calor del extractor de aire se transfiere al aire libre gracias a un intercambiador de calor.
  4. Ventanas de alto rendimiento: ventanas de triple vidrio.

Fuente: Ecocor

El Instituto de Casas Pasivas (Passive House Institute) afirma que “diseñar una Passivhaus es la mejor apuesta para convertirse en Net-Zero o Net-Positive (es decir, que tu casa genere la energía necesaria o más energía de la que necesita)”.

La historia detrás: El estándar Passivhaus fueron creados y definidos por el físico alemán Dr. Wolfgang Feist y el científico sueco Dr. Bo Adamson en los años 80, lo cual derivó en la construcción de la primera Passivhaus oficial en Alemania.

Casas Prefabricadas

Una casa prefabricada en Block Island (Rhode Island, Estados Unidos) de John G. Zimmerman, 1967.

Las casas prefabricadas son aquellas que se construyen fuera del terreno y luego son transportadas y montadas en el lugar de destino. Cada una de las piezas que componen la casa están hechas en una fábrica, por lo tanto consiguen una reducción considerable en cuanto a los residuos generados en el proceso de construcción. Este tipo de construcciones no son nada nuevo tampoco: existen pruebas de que los romanos utilizaban componentes prefabricados para construir fuertes de manera rápida en tierras recientemente conquistadas.

Hay tres tipos de casas prefabricadas:

1. Manufacturadas

Esta fantástica casa prefabricada manufacturada se llama The Breezehouse 2100 y fue diseñada por BluHomes en California.

Las casas manufacturadas se construyen íntegramente en una instalación remota sobre un marco de acero que luego se traslada al destino final donde se coloca sobre un cimiento permanente.

Esto nos lleva a los marcos de acero. El acero ecológico prefabricado es uno de los recursos más renovables del planeta y actualmente el 75% de todo el acero prefabricado son elementos reciclados. La construcción de este tipo de acero suele empezar con ingeniería 3D.

Esta casa de ensueño diseñada por Stilt Studios, es prefabricada, hecha con acero ecológico y se encuentra en Bali.

La idea es que la casa se pueda desmontar fácilmente y luego montar en otro lugar distinto. Entre otras muchas de sus cualidades sostenibles se encuentra “los grandes salientes del tejado diseñados para minimizar el calor solar, el sistema de cosecha de agua de lluvia, la ventilación cruzada y los paneles solares que generan energía. También está hecha para que se pueda plantar comida debajo de la casa”. ¡Está claro que el dicho ‘menos es más’ se aplica en esta casa prefabricada! Aquí os dejamos más fotos para que podáis deleitaros con esta auténtica belleza:

2. Modular

Esta casa modular se encuentra en Suecia, en la isla Musko, y tardó tan solo 6 meses en construirse – 3 en la fábrica y 3 en el terreno. Foto de Dwell Magazine.

Las casas modulares son estructuras hechas de distintas secciones que también se construyen fuera de campo. La diferencia es que las secciones se montan una vez en el terreno de construcción.

3. Móvil

Estas cabañas de cuento de hadas las construyeron Jacob Witzling y Sara Underwood para el proyecto Cabinland.

Las casas móviles son aquellas que son realmente móviles: son caravanas con ruedas que pueden ser remolcadas con un coche. La mayoría de las mini casas entran dentro de esta categoría. Las casas móviles también se construyen en un lugar específico para ello y como se quedan sobre ruedas, no es necesario que exista un destino final”, explica House Beautiful.

Nos faltan las palabras para contaros lo mucho que nos encanta la siguiente cabaña remota. Situada en Noruega y diseñada por Snohetta, a esta cabaña le acompaña una historia muy bonita. Esta mini cabaña natural de 35 m2 es un híbrido entre una casa prefabricada manufacturada y una modular. En ella caben hasta 21 personas. Sin lugar a dudas, ¡este sería el lugar al que nos escaparíamos!

Casas de bambú

Esta apacible cabaña hecha de bambú se llama Hay House y está en Bali.

¿Por qué el bambú es sostenible y por qué es una buena alternativa a la hora de construir casas?

Antes seguir, es importante aclarar que existen aproximadamente 1,500 especies de bambú en el planeta y sólo se pueden usar unas pocas para construir.

A continuación os nombramos sus beneficios:

  1. Fuerza: el bambú es igual de fuerte que el acero dulce, con una fuerza de compresión igual a la del hormigón. ¡2,5 cm de bambú aguantan hasta 6,800 kg!
  2. Crece rápido: el bambú es una de las plantas salvajes que más rápido crecen. Es capaz de alcanzar su altura máxima en tan sólo 3 años y se puede cosechar 2-3 años después (lo normal es que los árboles se puedan cosechar al cabo de 20-50 años mínimo).
  3. Captura y almacenamiento de carbono: reduce la contaminación produciendo oxígeno (35% más que lo que los árboles habitualmente generan). El bambú también consume grandes cantidades de nitrógeno, lo cual contribuye para reducir la contaminación del agua.
  4. Evita la erosión de la tierra: como el bambú no se corta a hecho como otros árboles, la tierra no está expuesta a los cambios de temperatura. El rizoma sigue vivo después de las talas, lo cual protege la tierra de la erosión.
  5. Se puede reciclar: Un estudio realizado por la National Association of Home Builders estima que como resultado de la construcción de una casa de unos 186 m2, se pueden llegar a crear alrededor de unos 3,629 kg de desechos. La mayoría de los desechos son madera, cartón y paneles de yeso, y casi todo termina en vertederos. En comparación, el bambú es completamente reciclable.
  6. Resistente a los terremotos y los huracanes: Así que además de salvar vidas, el bambú evita que se generen desechos y que se usen más materiales a la hora de reconstruir tras una catástrofe natural.

Fuente: Bamboo Living, Green Home Guide y Guada Bamboo.

Cabe mencionar que el bambú contiene altos niveles de almidón (azúcares), los cuales atraen insectos, entre ellos a las termitas. Por esta razón, es muy importante que el bambú se cuide como es debido (con lixiviaciones o preservación a base de químicos) antes de usarse para construir. Si no se hace, el bambú tiene una duración de menos de 2 años.

Y tras toda esta información, os dejamos disfrutar de estas preciosas fotos de la Hay House y otras construcciones hechas a base de bambú:

Casas “zero-carbon” o “cero emisiones de carbono”

Esta casa “zero-carbon” fue diseñada por The Sociable Weaver en colaboración con Clare Cousins Architects y se encuentra en Australia.

¿Qué es una casa “zero-carbon” (cero emisiones de carbono)?

“Una casa zero-carbon es tan eficiente energéticamente hablando que su huella de carbono neta anual es cero. Estas casas siguen vinculadas a la red de energía, pero están tan aisladas, son tan herméticas y tienen un nivel tan bajo de energía, que se convierten en casas libres de carbono. Estas casas producen suficiente energía renovable e incluso a veces pueden llegar producir más energía de la que pueden consumir, convirtiéndose en casas ‘net-positive’” (neto positivas)”, según Elemental Green.

Un comunicado lanzado por la Unión Internacional de Arquitectos informa que “las áreas urbanas son responsables de más de un 70% del consumo de energía global y de las emisiones de CO2 (viene sobre todo de los edificios). En las próximas dos décadas, se prevé que se construirá un área equivalente al 60% de los edificios existentes en el mundo entero. Esto nos brinda la oportunidad de reducir las emisiones de CO2 del combustible fósil llevando el sector de la construcción global hacia la reducción completa de las emisiones de CO2 para 2050”.

En este vídeo puedes ver los 12 pasos a seguir para conseguir tener una casa cero.

“Construida con una filosofía “residuos cero”, sana, cero tóxica y carbono positiva, esta casa se calienta y se enfría sola (eso quiere decir que no hay facturas de servicio) y produce más energía limpia que la que necesita, así que puedes compensar las emisiones de tu vecino”.

Aquí os dejamos unas fotos del interior de esta casa cero australiana:

Las casas cero son iguales que las casas normales, pero sin facturas de energía. Observad esta casa en la campiña inglesa:

Earthships

¡Esta es sin lugar a duda la Earthship más mona del mundo! Se sitúa a las afueras de la isla Skálhot, en Islandia. Foto de Wendy Rose Gould.

“Se estima que desde la década de 1970, las demandas de recursos asociadas al estilo de vida actual han excedido la capacidad biológica del planeta para satisfacerlas. Es decir, estamos explotando y contaminando la naturaleza más de lo que puede recuperarse naturalmente. Según el Banco Mundial, si la población mundial alcanza la cantidad proyectada de 9.6 mil millones de personas para 2050, se necesitarán casi tres Planetas Tierra para contar con los recursos naturales necesarios para mantener el estilo de vida actual de la humanidad”, según Proyectos de Arquitectura.

Os recordamos que una casa de unos 186 m2 puede llegar a crear alrededor de unos 3,629 kg de desechos, así que está claro que algo tenemos que hacer para remediarlo, y ese algo puede ser ¡construir más Earthships!

Las Earthships son un modo de vida. Pero ¿sabes por qué?

“Están construidas con materiales naturales y reciclados, a menudo locales (neumáticos viejos, botellas de cristal, latas, madera y metal recuperados…). Estas casas están diseñadas para calentarse y enfriarse por sí solas. Es decir, recopilando, guardando, reflejando y distribuyendo la energía solar y eólica en forma de calefacción en invierno y repelente de calor en verano, recolectando agua de la lluvia y de la nieve, conteniendo las aguas residuales, y produciendo comida”, asegura Elemental Green. Esto significa que este tipo de casas son, en términos generales, auto-suficientes.

¿Cómo funcionan?

Para funcionar de manera autonómica, tienen que ocuparse de los sistemas de agua, de electricidad, de aclimatación y de producción de comida:

  1. Agua: Se recolecta gracias a la lluvia, la nieve y la condensación. A medida que el agua va recolectándose en el tejado, se canaliza con una cisterna. La cisterna filtra las bacterias y los contaminantes y la convierten en agua potable. El agua que se usa para tirar de la cadena en los baños se filtra con agua que se ha desechado por el desagüe de los fregaderos y las duchas y se describe como ‘agua gris’.
  2. Electricidad: La mayoría de la energía eléctrica proviene del sol y del viento. El módulo de gestión de energía (un sistema prefabricado que provee la Earthship Bioecture) es usado para coger la energía almacenada en las baterías y usarla para el aire acondicionado. También se usa para poner en marcha cualquier electrodoméstico. Por lo general las Earthships son casas “off-the-grid”, o autónomas.
  3. Aclimatación: Por lo general las Earthship tienen forma de herradura y están orientadas de cara al Sol, con las ventanas puestas en las paredes que dan al Sol, para maximizar la luz natural y la ganancia solar durante el invierno. Las paredes interiores son más gruesas y densas y proporcionan una masa termal que regula naturalmente la temperatura interior, tanto si fuera hace frío como si hace calor.
  4. Ventilación natural: Es un mecanismo muy simple que consiste en una tubería subterránea que actúa como entrada de aire frío y una claraboya que sirve para succionar el aire.
  5. Producción de comida en casa: Gracias a las ventanas en las paredes que dan cara al sol, esa parte de la casa actúa como huerto interior y podría servir para plantar plátanos en el mismísimo desierto. Las plantas se riegan con ese ‘agua gris’ filtrada.

Fuente: Environment and Ecology

Seguramente pienses que este tipo de casas sea sólo para las personas súper ecologistas pero ¡te equivocas! Una encuesta que se les hizo a los dueños de las Earthships desveló que la mayoría de ellos no se llamarían ecologistas ni a ellos mismos.

El siguiente vídeo te explica el mecanismo de las Earthships. Y si quieres reírte un rato, el arquitecto Dan Phillips que construye casas creativas a partir de basura, dio esta charla TED que seguramente te haga plantearte unas cuantas cosas acerca de tu vida y tu actitud frente a las viviendas.

Un poco de historia: Las Earthships fueron fundadas por el arquitecto Michael E. Reynolds, quien empezó experimentando con el uso de materiales reciclados como materiales para la construcción en los años 70. Con el paso del tiempo acabó apodando a sus trabajos “Earthship Biotecture”.

The Vallecitos, una Earthship típica en Tres Piedras, Nuevo México.

Otras fotos de casas Earthships:

Un huerto/jardín interior en una casa Earthship:

Nuestras favoritas:

Diseñada por Vetsch Architektur:

Casas de tierra apisonada

Este edificio de tierra apisonada se llama Al Hamra. Es un caserío hecho de ladrillo de tierra a las afueras de Dakar, diseñado por Atelier Koé.

¿De qué están hechas las casas de tierra apisonada exactamente?

“Las casas de tierra apisonada tradicionales están hechas con una mezcla de tierra rica en arcilla, agua y un estabilizan natural como la orina o la sangre de animales, fibras de plantas o betún. Todo eso se junta y se hace compacto dentro de unos encofrados provisionales que se quitan una vez la mezcla se haya secado y esté dura. La estructura que queda puede aguantar fuerzas compresivas de hasta 2,5 megapascales (un 10% de la media de fuerza compresiva del ladrillo moderno), nos cuenta The Conversation.

Se utiliza desde hace milenios: tanto el Palacio de La Alhambra en Granada como la Muralla China están hechos de tierra apisonada. No sólo es sostenible, sino que encima es precioso. ¡Y duradero!

No podríamos describirlo mejor que como lo hace el historiador Dethier, autor del libro ‘Arquitectura de Tierra: el arte de la construir con tierra’ (The Art of Earth Architecture): “los nuevos usos óptimos que se están haciendo de la tierra cruda se están adoptando cada vez más en todo el mundo por tres razones principales: no necesita ningún proceso de industrialización, no consume energía fósil, no emite CO2. Las viviendas y los edificios diseñados para que se usen los recursos locales de la tierra cruda de la manera más apropiada están proporcionando un alto confort climático y una manera de vivir muy agradable… generando sobriedad, economía, belleza, sensualidad, armonía con la naturaleza y responsabilidad ecológica”.

Diseñada por Luigi Rosselli Architects y construida en Australia occidental, estas casas fueron creadas para los pastores. Los tejados están cubiertos de tierra para aislarlas del calor y del frío.

Comparte tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *